Colegio Benedictino

Skip to main content
En este ciclo escolar el Colegio Benedictino celebra el vigésimo aniversario de su fundación.

Comunidad Benedictina

La Comunidad Educativa del Colegio Benedictino se caracteriza por el respeto a la singularidad de cada persona. Resalta y promueve la participación activa de todos sus miembros, privilegiando la escucha y el diálogo reflexivo como elementos fundamentales para transformar y mejorar la realidad escolar, generando sentido de pertenencia, colaboración y servicio.

 

En nuestro contexto pedagógico, los protagonistas del proceso educativo son los alumnos. Representan el lugar nuclear sobre el que incide la acción coordinada de directivos, docentes y padres de familia. 

 

En la Comunidad Benedictina, los padres de familia asumen su compromiso como primeros educadores de sus hijos, participando corresponsablemente en su formación. Colaboran en la creación de un ambiente escolar que favorece el desarrollo integral de sus hijos, por medio de la participación entusiasta y comprometida en las actividades que promueve el Colegio.

 

Los educadores Benedictinos viven la congruencia en el ser y quehacer educativo, practicando una cultura de introspección y autoevaluación de su propio trabajo educativo. Su papel fundamental consiste en promover el desarrollo de competencias, el acercamiento a la ciencia, al arte y a las nuevas tecnologías, además de propiciar una educación para la convivencia social basada en el respeto y los valores humanos.

Los tutores proporcionan a los alumnos una orientación adecuada que les permita, por sí mismos y en colaboración con el entorno, establecer libremente sus proyectos de vida con plena responsabilidad, contribuyendo de esta manera a la formación de alumnos reflexivos, comprometidos y propositivos.

Los directivos, en concordancia con el Ideario del Colegio, buscan generar actitudes humanas como la libertad respetuosa con los demás, la responsabilidad consciente, la sincera y permanente búsqueda de la verdad, la crítica equilibrada y serena, la sensibilidad hacia la justicia, la solidaridad y el servicio hacia los demás.

 

Es importante resaltar que la Espiritualidad Benedictina encuadra y da unidad, coherencia y trascendencia a todas las actividades del Colegio. Es nuestra riqueza prioritaria y lo que pretendemos impregnar cotidianamente en nuestra labor educativa.